Decir la Verad

Decir la Verdad

Editorial en Diario Digital La Salida, 11/29/2011

Palacio de Justicia del Perú

Image via Wikipedia

En el Perú existe una supuesta “sabiduría convencional”: casi todos dicen que “no se puede decir la verdad en una campaña electoral; Vargas Llosa perdió por decir la verdad”. Pero no es cierto: Vargas Llosa no ofreció un diagnóstico ni un programa de medidas 100 % realistas, es decir, completamente liberales, en Gobierno limitado, en mercados libres, y en irrestricto respeto a la propiedad privada y derechos individuales. Bajo la influencia del Fondo Monetario y del Consenso de Washington más que de Mises y de Hayek, no se concretó en aquel entonces una Oferta de Medidas 100 % liberales. En otras palabras: no se dijo toda la verdad, al menos no se la explicó clara y completamente.

Desde entonces hasta hoy, la demagogia es una práctica de uso intensivo en las campañas electorales. Se apela a los sentimientos y las emociones, especialmente entre los más pobres, con alta influencia en la votación, y propensos a ser fácilmente engatusados por demagogos sin escrúpulos. El demagogo incentiva las pasiones, y recoge los deseos o los miedos del pueblo, muchas veces irracionales, para conseguir el favor popular fácilmente, y lograr la victoria comicial. Atraen las decisiones masivas a los intereses propios, utilizando falacias o mentiras, como que “el capitalismo” es culpable de todos los males. Y nos  hemos acostumbrado a ver que en las campañas electorales tome ventaja precisamente quien ha formulado las promesas más demagógicas, más allá si estas tienen o no su correlato con la realidad, y así sea que se basen o no en compromisos ideológicos de los partidos políticos.

El ex Presidente Toledo, como candidato no tuvo ningún empacho en firmar un documento en Arequipa, asumiendo el compromiso de no privatizar la empresa del agua. Pero unos pocos meses después de ser elegido Presidente, decide la privatización, lo que le cuesta la salida de un Ministro, y un conflicto social muy grande. De la misma manera Ollanta Humala, en su carrera electoral, prometió públicamente que los proyectos mineros no iban a concretarse en su gobierno, pero a los  pocos meses de instalarse en Palacio, cambió de opinión, y decidió a favor de los proyectos. Y de nuevo nos encontramos con la candente polarización: unos a favor, y otros en contra.

¿Tendremos el 2016 un candidato que diga la verdad, nada más que la verdad pero toda la verdad, de manera 100 % realista, en términos sencillos, y exponga el Programa Liberal que de verdad el Perú necesita?

Autorización de contenido en esta nota: Alberto Mansueti.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Política, Principios y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s